dimecres, 10 d’octubre de 2012

DE RECETAS E INFILTRACIONES


El libro rojo de mi madre, desde pequeña oigo que es el mejor libro de recetas que existe, todas las comidas que ha hecho con el, salen perfectas. Yo desde que vivo en Viladomat House, lo tengo, pero mi edición es la verde y confieso que no he hecho nada con él. Soy incapaz de seguir una receta y si lo intentó en algún momento se me va la cabeza. Ahora siempre que quiero hacer algo, miro dos o tres recetas, para ver los principios básicos de cómo cocinar ese alimento y a partir de ahí, me pongo hacer, improviso y me dejo llevar. Normalmente tengo buena mano.

Mi hermano se nos está convirtiendo en un cocinillas, le pregunta recetas a mi madre y chulea de un maravilloso fricandó. A ver si no solo fanfarronea y algún día podemos probarlo.

Mi padre con los nervios, cada mañana nos despierta limpiando, quiere demostrar que el puede hacerlo y que no hace falta que venga nadie. En varios días cederá.

Por la tarde voy a hacerme mi primera infiltración, me la pone en la pierna operada donde no está la prótesis. Abajo podéis conocer a mi traumatólogo, Albert Isidre Llorens, una de las personas que más me conoce, ya que me ha operado la espalda, el tobillo y la rodilla. Es raro y seco, como los médicos. Después del tobillo no estaba muy contenta, cuando me operé no era consciente de que era una artrodesis, aunque cuando me paro a pensar como caminaba creo que fue un paso, no se si fue la decisión correcta, pero me levanto y puedo caminar al momento. Cuando voy noto que después de tanto tiempo me quiere y yo, pese a que tengo una revolución mental respecto a mis articulaciones, confío bastante en él.






Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada