dimecres, 10 d’octubre de 2012

CLAVAR LA AGUJA EN LA PECHERA


Mi madre se encuentra peor que los primeros días depues de la quimioterapia, pero como es una superwoman que encuentra fuerza de donde no se ve, coge un momento que está mejor y me arregla unos pantalones que compré en la Humana hace tiempo y así, poder ir a la roda a la tarde sin tener que pasarme por Viladomat House a coger los pantalones.

Ahí recuerdo otra cosa que quiero aprender, a coser, para arreglarme la ropa a mi gusto y hacerme cosas. Un año mi madre me enseñó, recuerdo que me hice un vestido rojo con su ayuda, muy mono, cortito con unos tirantes cruzados. Uff de eso hace muchos años, ahora estoy recordando alguna vez que lo llevé y puede que fuera a mis 17.

Al final, me puse mis pantalones y me fui a la roda, muy cómodos, perfectos para jugar. Podéis verlos en la foto, no se me ve la cara pero soy la que está agachada, ahí se ve la obra de arte de los bajos, tal como los quería.

La foto de debajo de estas lineas me encanta, es una de mi imágenes preferidas, si fuera Almodovar la incluiría en todas mis películas, el gesto de clavarse la aguja en la pechera cuando acaba de coser, para probarme.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada