dissabte, 7 de juliol de 2012

PATATAS


Me encanta ver como mis padres cuidan el jardín y el huerto.
Relaja ver regar a mi madre.


Me flipa ver como mi padre a sus setenta y cuatro años se sube al olivo para podarlo,
 más agil que yo lo haría en todas las etapas de mi vida.


Verle arrancar las patatas, os acordáis de la siembra de patatas en el diario protésico?
¡¡¡Peazo patatar ha salido!!!


Cuando ofreces a alguien un tomate del huerto y nota su sabor, a veces ya desconocido en las fruterías, la conversación acaba en lo biológico... con la frase de mmmm que bueno, se nota que es natural.


Pero lo que no saben es que mi padre sulfata lo que haga falta para que no se le meta ningún bicho.


1 comentari:

  1. Tengo unas ganas de que llegue el momento tomates, de todos los productos que planta es en el que hay mayor diferencia con la frutería.

    ResponElimina