dimarts, 17 de juliol de 2012

OSCURIDAD



Una noche difícil, el alcohol, los nervios, las malas respuestas, dejar de hablar cosas y no ver el mar en más de medio año fué el coctel perfecto para una reacción química explosiva.


Toda una noche tocando el pandero, cantando, llorando y sacando muchas cosas que necesitaban salir.


Gracias a pasarlo mal pude disfrutar de un momento muy especial, yo sola, con mi propia compañía, pasando un gran momento por bueno y por malo en un amanecer tranquilo que iba viniendo.


Os dejo con otra pequeña imagen de lo que ví, lo que sentí es difícil que lleguéis a imaginarlo.


4 comentaris:

  1. Qué bien viene tener momentos así de vez en cuando. Hum, quizá sea jodido pero oye, viene bien. Y la cosa, con mar, ayuda mucho.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pues sí es jodido pero va muy bien, creo que saqué hasta las entrañas!!!

      Elimina
  2. Es l'equilibri perfecte del Yin i el yan un busca el altre per trobar l'armonia el que passa es que un dels dos es una putada

    ResponElimina
    Respostes
    1. Que grans paraules, no se si la putada es el yin o el yan però si es per arribar a una armonia... ;-)

      Elimina