dimarts, 3 de juliol de 2012

AGUA


Resulta que llevaba un billete de cincuenta, consequencia de esa acción, casi muero desidratada.
Primero dejé a deber un té por la mañana por falta de cambio. Después de mis andanzas a recuperación no me vendieron una botella de agua en la tienda del metro de la estación de Marina. Me enfadé tanto que empecé a hacer fotografías pensando... al diario protésico que vas!!!

Jejeje... ¡Que simple! Pero me fuí más contenta...


Ya que estamos en el metro y hablando de agua, voy a comentar una rabia que tengo desde hace unos cuantos años, me indigna que las botellas de agua sean tan caras en las máquinas expendedoras del metro (dicese transporte público).

Así que dije... al diario protésico vas!!!

 

Así que después de un día rabioso, puede que tenga razón mi madre con lo de que se me agría el caracter... hice esta última fotografía, puramente estética, me gustó la basura tirada y repleta.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada