dimecres, 23 de maig de 2012

LES TRES SENYORES

Como no me gustó el corte, os enseño corte con distracción.
Viladomat house, va a la pelu en en equipo. 
No voy hablar de la pelu, no me gustó y me rallé muchísimo. 
También quería poner imágenes, pero no me apetece, no estube cómoda haciéndolas. 
Os voy a explicar lo mejor de la excursión, el taxista.


Cuando entramos al taxi, al decirle la dirección donde íbamos, dijo, cerca de la calle de "Las tres senyores". Y empezó a contarnos que había oído la história de la calle en la radio y que coincidía con lo que le habían explicado hace mucho tiempo:

Resulta que cuando Gracia era la Vila de Gràcia, un pueblo al que iban a veranear los barceloneses burgueses, en la calle de las Tres Senyores había la finca de tres hermanos, casados con tres mujeres que no se soportaban.

El taxista hace el inciso, porque antes las calles se llamaban con el nombre de tal o de qual, calle del herrero, calle del Pintor o del Manuel, era el nombre de la persona que todo el mundo conocía, porque en mi pueblo sigue siendo así, además con motes. Y así empezo a contarnos los motes que tenía toda su familia y todos sus conocidos. Habían graciosos, pero como mi memoria es de pez, no los recuerdo, espero que si Sofía y Olga recuerdan, lo incluyan en un comentario.

Bueno, sigo, como las tres señoras querían que el nombre de su marido fuera el nombre de la calle, empezó una lucha sin tregua, hasta que los hermanos decidieron llamar a la calle:

"Les tres senyores"

Foto en la calle de "Les tres senyores":



4 comentaris:

  1. A mí me encantó el de su colega de profesión. Cuando acabó con todos los de su pueblo, el palanca... el cardos... y no sé qué más (Olga, help!), siguió con sus compañeros de trabajo y nos tuvo bien entretenidas todo el trayecto.

    El colega en cuestión fardaba siempre, al parecer, de que iba mucho al aeropuerto (un servicio goloso para todos los taxistas). "Pues hoy he ido al aeropuerto 5 veces"; "Ayer hice un par de servicios al aeropuerto...""Hoy he ido al aeropuerto 3 veces ya...". Nuestro taxista nos dijo que se ganó el mote del "boy". ¿¿El boy?? Cada una miraba por su ventana sin atreverse a interrumpir el monólogo del taxista y pensando... "¿el boy?? Éste no lo acabo de pillar...", pero él insistía y lo volvía a contar... "Siempre fardando de los viajes que ha echado al aeropuerto, por eso le pusimos el voy... jajaja". Intenté contribuir: "Claro, el voy... porque siempre va y viene al aeropuerto... je..."

    "Noooo! El [boy], de los aviones, los [boys]... Del aeropuerto, los aviones...jaja"

    Carcajada interna multiplicada por tres; tres cabezas que seguían mirando por la ventana evitando el cruce de miradas. Si nos miramos, descojone. Y el pobre taxista no hubiera sabido por qué. La palabra repetida hasta la saciedad tomaba forma gráfica inequívoca: BOEING!! Boeing 707, Boeing 717, Boeing 747...

    Aún a riesgo de convertir este comentario en un post (no es que quiera monopolizar el espacio, pero sí, hoy estoy inspirada) quiero aprovechar para decir que: ¡Me encantan las conversaciones de taxi! ¡Gracias taxistas! ¡Gracias al taxista colombiano del lunes! Es taxista, ingeniero químico y licenciado en economia. Comenzó el trayecto citando a García Márquez y al final consiguió despertarme el interés por los principios básicos del modelo bolivariano como alternativa al capitalismo neoliberal (sólo le dio tiempo a contarme 2 de los 5 principios fundamentales). Y la de anoche... no sé de dónde era y sólo le vi los ojos por el retrovisor y la mano derecha en el cambio de marchas, con anillos enormes y llena de pulseras, pero parecía bruja. Un taxi, un mundo.

    Finalmente, ¡gracias Cris por tu blog! Ya sabes que me encanta.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me ha encantado tu post!!!! Desde aquí animo a la gente que me comente con contrapost!!!
      Además lo del boing a sido un punto, no lo recordaba, pero al leerlo y recordar la imagen, me moría de la risa.
      Me alegra que te guste, gracias a gente como tú que me va animando voy haciendo, se que un poco lenta, pero la vida aprieta, pero con muchísima ilusión.
      Gracias a todos los que me leéis!!!

      Elimina
  2. Buenísima la historia y buenísimo el taxista! (los taxistas comentados) así da gusto, encontrarse gente que cuente esas historias y que te alegre el día de esa forma, qué carajo.

    Aquí en Donosti, qué lástima, no hay gente así, y si hay se esconde, o lo que es peor, se calla las historias para sus adentros. ¡Qué rancios!

    PD: a mí no me hace mucha gracia montar en "tasis", pero lo dicho, es que por aquí hay gente muy rancia y eso no ayuda. Además que esto es pequeño, ea.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Que vaaaaaa!!!
      Aquí hay taxistas impresionantes pero no te encuentras a nadie que te de lecciones de como partir una nuez con la frente y disimular el golpe con el flequillo!!!

      Elimina