dilluns, 14 de maig de 2012

1 de MAYO


Se oyen ruidos de manifestación, estamos a uno de mayo, día del trabajador, de manifestaciones, sindicatos, quejas, indignaciones y ¡como no! día de fiesta para otros tantos.
Aunque este año las cosas han cambiado,  el 1 de mayo, vuelve a tener mucho más peso y significado.
Salgo a la ventana, para ver la manifestación, y me encuentro que hay mucho más verde en Barcelona de lo que podemos llegar a imaginar, me alegro porque gracias a estos árboles sufro un poco menos lo negativo de la ciudad, por contra, ahora soy más consciente que nunca podré hacer fotografías desde mi ventana, con tantas cosas que contar, mirar "las fotografías desde mi ventena" de Paco Elvira, está genial.

Aquí, lo que conseguí ver.



Por el aire oía un helicóptero, al final, conseguí ver una especie de mosquito que nos sobrevolaba.


Como ahora estoy enganchada al blog de David Airob, pense en imitar a los fotógrafos de prensa con uno de sus recursos, si no te llega la óptica: reencuadra.


El mosquito tenía marca.
La policía, desde el aire estaba presente, pero no teñía el ambiente como un dementor, en Harry Poter, estos seres te chupaban energía y la gente perdía la alegría, el ambiente se tornaba gris, frío y con neblina. Chupaban el alma.
Desde mi ventana, el ambiente de la manifestación era de reviindicación, con gritos, canciones, alegría, indignación y alma.
Cuando empezaron a pasar las furgonas, el ambiente cambió, el silencio reinó de golpe, yo solo quería volver a meterme en casa, y eso que estaba en la ventana, había algo desagradable, que daba miedo, fué muy raro.

Izaro que me veía desde la terraza como alargaba la mano con la cámara, tubo la misma sensación.





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada