dimarts, 29 de maig de 2012

BRUCE


Menuda tardecita... me entró la paranoia que no podía ir al concierto, tenía entradas para pista y yo con la muleta no soy muy amiga de las multitudes.  Así que estaba rayadísima en casa, pero gracias a los apoyos acabé animándome.
Llegamos tarde, Sonia cansada de esperar...una cola de la ostia... pero como llevábamos unas cervecitas del Rafel, todas estas pequeñeces pasaron inadvertidas.
¡Vaya cojones la organización! Si la cola era por vigilar lo que se entraba, cuando llegó a nosotros sólo miraron las entradas.



Foto de Olga mientras Sofía ayudaba a bajar a la coja.


En cuanto salió Bruce y oí su voz se me saltaron las lágrimas, supongo que los nervios, la rayada de no poder ir. Me emocioné un montonazo.
Cuando era pequeña, Bruce era uno de los habituales en el tocadiscos de mi hermano, cuando venía algún amigo suyo, la graciosa pequeñaja decía la frase estudiada: El mejor, el Boss.
Como véis, Bruce es algo que llevo dentro, me entristece que mi hermano no pudiera compartir conmigo este gran momento, ¡es una putada el turno de noche!

 

Aunque hubo un gran momento que si que compartí con mi hermano, hace unos 6 años el Boss tocó también en el Estadi Olímpic. Un cliente me llamó y trabajé toda la noche haciendo fotografías y videos del montaje de los plásticos que cubrían el cesped. Creo que tenía la operación de la hernia reciente, así que me llevé a mi hermano de ayudante. 
Unas horas antes del concierto, hubo "El gran momento" que nunca olvidaré, éramos solo los técnicos y trabajadores. La hora: el atardecer. Apareció Bruce Springsteen, con unas gafas de sol tipo espejo, todo el estadio reflejado e hizo unas pruebas de sonido que mi hermano y yo saboreamos como un momento único.
¡¡¡Que grande!!!


¡¡¡Impresionante el directo de este hombre y su banda!!!
Además es tan sexy y tan guapo... parezco una quinceañera pero al verlo salir y al oir su voz mis hormonas quinceañeras se vuelven a disparar. Se me olvidó la cojera, la rodilla y hasta presté la muleta para que pudieran ir al labavo sin hacer cola.
Cuandó pisó el escenario y cantó la primera canción, me dí cuenta que me he llegado a enamorar de alguien que tenía gestos bruceros... ¡¡¡que fuerte!!!



¡¡¡GRACIAS POR SER TAN GRANDE!!!


4 comentaris:

  1. La verdad es que soy la leche, porque aquí, en Donosti, Springsteen toca dentro de dos días y un servidor todavía no tiene entrada, pero confía en conseguir alguna por ahí. Eso sí, en plan legal y a su precio, que si no, pues nada. Soy casi un experto en conseguir entradas en ese plan, jeje. Lo hice para la anterior visita de Bruce a Donosti, y lo hice también para AC/DC (¿el mejor concierto en el que habré estado?), y también para algún conciertillo más, pero de menor envergadura... En fin, a ver si me muevo un poquillo porque a este paso, tela!

    ResponElimina
    Respostes
    1. pd: la entrada de AC/DC no la conseguí a su precio original pero sólo me subió un poquito (creo que fueron sólo unos 10-15 euros de más), nada de las barbaridades que suele haber en estos casos.

      Elimina
    2. ¿¿¿Finalmente fuiste???
      Yo ví una tía en la cola compró la entrada por veinte euros a otro que le sobraba una.
      Siempre lo decimos, ir a las puertas de los conciertos a ver si hay suerte... al final nunca vamos...
      AC/DC tiene que ser bestial!!!

      Elimina
    3. El concierto es hoy!! y quedan entradas en venta (qué cosa más rara, hace meses no quedaban), pero creo que he decidido no ir. Sí, sé que me voy a perder algo grande pero bueno... ya le vi en su momento y me lo pasé grandísimamente, pero no sé... es que igual me acerco a ver un teatro de clowns que hay en Irún, porque claro como es bastaaaaante más barato, pues... joer, sábado por la mañana y aún no sé qué coños hacer! pfff

      Elimina