dijous, 27 de setembre de 2012

ESCALERAS TORMENTOSAS



Después de un día soleado, llega un día gris, lluvioso y con aires de tormenta.

Mis padres preocupados me llaman para que no coja la moto para ir a capoeira. Yo al principio discuto y digo que son unos exagerados, en verdad, el enfado incontrolable me entra por tener que ir caminando, coger el metro, y sobretodo bajar las escaleras, es lo que llevo peor, parezco la mujer ortopédica en vez de la super mujer biónica. Me doy pena a mi misma. Se me hace una montaña.

Finalmente no queda otra, así que tras dudar varios minutos si desobedecer (corazón que no sabe, corazón que no siente), acabo llegando a la conclusión que también me va bien espabilarme más.

Aunque mi rabia llega al punto máximo, cuando estoy bajando las escaleras ortopédicamente, el metro pita y baja una fashion víctim con tacones de un palmo corriendo, si le diera una rastrera en el tacón en ese momento, bajaría rodando y me daría una placer tan grande que casi llegaría al orgasmo.

Afegeix la llegenda


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada