dimecres, 21 de març de 2012

COCIDO


Vamos a casa de mi hermano a comer un gran cocido de la mama, que sin llegar a ser el de navidad, le queda muy poco para llegar al nivel de cocido en fiesta reglada.


Hoy somos una familia de lisiados, mi sobrino se ha hecho un esguince y aunque las muletas se le dan peor que a mi, a pata coja me gana de goleada.


Viendo esta foto e ido analizando mi pasado muletero, mi única fractura fué la tibia y el peroné. Si que he tenido esguinces, porque las radiografías lo testifican, pero nunca fueron diagnosticados. Cuando me rompí, pensaba que lo llebaba tan bien por haber alcancado una madurez de enferma tras el transcurso de tanta operación, pero eso es falso, una fractura no es una operación. Y la madurez de enferma no existe, puede que en algun momento reconozcas alguna etapa, pero los miedos y traumas anteriores se van acumulando. 
La experiencia te da cosas buenas, las mentiras de los traumatólogos las reconoces antes, cuando te dicen que apoyas al día siguiente y hablan de cinco semanas como si todo se acabara, ya no los crees, sabes que te espera un año de ir recuperando y aún así, sabes que después de quirófano no vas a llegar a un 100%, eso hace que sea difícil y psicológicamente una mierda.

No queda otra que seguir, apoyarte en tu gente y disfrutar del cocido de la mama.

2 comentaris:

  1. Hey!!! el proper dia porta una fiambrera amb una mica per fer degustació....
    Salut i ànims.

    ResponElimina