dissabte, 17 de març de 2012

BAR RAFEL



Hoy puede ser un gran día... esos son los sentimientos cuando ví que podía subirme, por fín, en la gran pelota, diooooss que gustazo poder estirarse en ella y mover toda la espalda.


Es viernes, toca Viladomat House, la casa de verano, como dice mi hermano. Allí todo es nuevo, y cada vez que llego me siento en un parque de juegos.


Para celebrarlo nada mejor que bajar al Rafel a hacer una cañita y disfrutar del barrio.

El Rafel, que gran bar, ahora como está de moda el barrio, encuentras momentos con gente que no es su público, pero es el bar más auténtico de la zona. Yo lo descubrí, por la simpatía del mismo Rafel, cuando aún no nos habían dado el piso. En seguida se ofreció a dejarme herramientas o ayudar en lo que necesitaramos.  Enseguida que estubimos ubicadas, fuimos a jugar al dominó.  Siempre observadas por el rabillo del ojo de un experto jugador, que va asintiendo o diciendo que no con la cabeza. Cuando no, uno de sus fantásticos camareros, nos comenta la jugada a seguir.

Es una bodega de toda la vida, con su público normal, encontramos un 80% hombres,  supongo que como hace 40 años en la mayoría de los bares. Buscas un rinconcito, te ubicas y siempre acabas con una experiencia más grata que tu própia cerveza.


 Por las mañanas, es un bar de desayuno de "botifarra amb monjetes" y copa de cava. También podemos hacer el vermut y pedir una maravillosa tapa de un queso lleidetà buenísimo.








2 comentaris: