diumenge, 12 de febrer de 2012

MOÑIGO EN EL PELO

MOÑIGO EN EL PELO.


No era consciente que mi imagen describía mi actividad diaria, ese moñigo me delataba, ese rasgo caracterísitco de un enfermo o lesionado, aunque le llamemos moñigo de vieja.

Así que cuando Sofía lo decubrió y me hizo partícipe de su hallazgo, pensé:
Sí, una imagen vale más que mil palabras.





Comencé mi proceso para salir a la calle, primero limpieza, sacarme el moñigo con un buen peine y con colaboración de mi padre, ya todo un profesional, ponerme la rodillera biónica para mover la rodilla solo 40º.




Finalmente bajamos mis padres, Sofía y yo a echar un vermutillo al sol con ola de frío siberiano bien emplatado.

Sofía, culpable del post de hoy. ;-)


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada