diumenge, 5 de febrer de 2012

EL DÍA DESPUÉS



Después de una noche horrorosa, siempre amanece... pero con mucho sueño, cansancio y dolor.



Cuando al operarte te un hacen torniquete lo peor es el despertar de la pierna, cuando la sangre vuelve a su lugar, no dormí ni un minuto y mi enfermero se convirtió en mi heroe, era una iluminación... el aparecía después de la llamada, vestido de blanco, todo rapado, con una fantástica jeringa llena de un líquido maravilloso.
Dioooosss gracias!!!! Si ya lo dicen que Dios apreta pero no ahoga...
Después llegó mi enfermera preferida, la vampiresa, vió el drenaje sin abrir y me chucló la sangré, como habían de trasladarme a rayos X para hacerme la radiografía que le encanta enseñar a mi padre, me chutó en el brazo un derivado de morfina que me sentó como el culo.
Llegó mi nuevo heroe,  un simpático camillero al que recuerdo en medio de una neblina,  yo mereadísima y con ganas de vomitar, pero él galantemente me puso una toalla al lado de la cara para que vomitase sin miedo.
Así que llegué vomitada a rayos X, me trasladaron un par de veces, de camilla a mesa, de mesa a camilla (flipo como consiguen mover el peso muerto sin que casi te des cuenta).
En eso, me llegó el apretón... pero cuando lo dije cayó en saco vacío, así que tube que apretar hasta llegar a la habitación, en la que me esperaban la trope de enfermeras y enfermero de planta para trasladarme a la cama, pero no sabían que se les giraba un poco de faena...


Como a quien madruga Dios le ayuda, no dormí.
A media mañana llegó la gente, las visitas, la clase de chino, la comida sin hambre, los bombones... aunque me iba durmiendo cuando me hablaban me encantó la multitud, y qué mejor que dormir en compañía.
Para quien tenga celos porque no vino, subo un autorretrato muy descriptivo para que os hagáis una idea.





















Ahhh!!!! La operación fué bien, al final solo me pusieron media prótesis y no hicieron la puesta a punto de la parte izquierda, en parte porque mejorará por si sola, y también porque vieron que mi cartílago tenía una calidad pésima. Así que lo mandaron analizar. De esto prefiero no hacer lucubraciones, cuando sepa más ya os contaré.

4 comentaris:

  1. Fue un placer pasar contigo esa mañana de sábado post-operatorio. Sabíamos que tanta gente junta en la habitación podía ser "molesto", pero todos queríamos verte. Y te vimos bien, a pesar de los dolores. Y cada día te vemos mejor, porque te superas, y eso es lo que cuenta.
    Maravillosa tu recuperación, tus imágenes y tus palabras.
    Un besote grande y muchos ánimos Cris!
    Andrea

    ResponElimina
  2. Merci guapa!!!
    Fué muy buena la clase de chino en el hospital, muy surrealista...jejejeje...con los padres de Tiang Qi haciendo de puerta para mostranos los adornos y los farolillos, que pena que no me encontrara mejor para hacer fotos de aquel momento.
    Hay alguna que hizo Olga, algún día subire algo.
    Me encantó veros entrar a todos.
    Besotes,

    Cristina

    ResponElimina
    Respostes
    1. Echo de menos las clases de chino!!!!!

      Elimina
    2. Don't worry Cris, pronto volvemos a tener las clases de chino.

      Profe Taichi

      Elimina