diumenge, 13 de gener de 2013

FERROTIPOS


Josep María Badosa, un miembro de Photosagrera, me invita a visitar el estudio de Martí Llorens. Disfruté como una enana viendo los laboratorios, hablando y cuando nos mostró todos los cajones de ferrotipos casi llego al orgasmo,  pero cuando no conozco a la gente soy tímida y contengo mis emociones.

Me encanta ver fotografías de gente anónima, gente que iba a hacerse la fotografía con sus mejores galas, algunas no tienen desperdicio, otras dan miedo, otras melancolía.
¿Que sería de la vida de toda esta gente?
¿Quien guardaba esa foto familiar?
¿Cuando se deshicieron de ella?

Estuvimos hablando, había un chico ebanista que de estar ahí rodeado de fotógrafos se ha especializado en arreglar chasis y partes de cámaras antiguas. Y lo mejor se está empezando a dedicar a fabricar laboratorios portátiles de colodión húmedo. Lo más fuerte es que cada vez, en la era tecnológica, más gente está introduciéndose en esta técnica antigua de hacer fotografías. Podéis creer que hay algún fotógrafo que hace colodión húmedo en bodas, increíble, ¡¡¡Estamos locos!!!
¿Cuanto puede valer un reportaje de boda donde vaya un fotógrafo a hacer colodiones?

Locuras maravillosas, ir con tu maleta como los fotógrafos ambulantes antiguos que iban de pueblo en pueblo, con el laboratorio a cuestas.

¡¡¡Que belleza de fotos!!!



2 comentaris:

  1. Yo estuve con Martí y Cia. Es impresionante ver la cantidad de cosas que han recuperado. También me gustó que cuando hablé con ellos no respiraban ningún tipo de militancia. Lo hacen simplemente porque les gusta.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Estic amb tu Carles, notes l'il.lusió i que fan les coses per que els agrada. Ho encomanen.

      Elimina